lunes, 15 de marzo de 2010

UNA NUEVA ETAPA

El socialismo andaluz ha escrito este fin de semana una de sus páginas más emotivas y vibrantes: una larga etapa, definida por la cohesión, la modernidad y la credibilidad, ha dado paso a otra que se proyecta hacia el futuro sobre la base de la energía y la fortaleza acumuladas; un compañero, Manolo Chaves, le cedía el testigo del liderazgo a otro, Pepe Griñán, tras dieciséis años de intenso y fructífero trabajo en que el PSOE ha estrechado aún más los lazos que le vinculan al corazón y al destino de Andalucía, y en tan significativo momento no faltó el apoyo masivo de todo el socialismo español, del que el andaluz es piedra angular y referente. 

El Congreso Extraordinario de marzo de 2010 supone, para el PSOE de Andalucía, un nuevo  impulso en nuestra larga trayectoria al servicio de los andaluces. Los socialistas somos quienes más y mejor nos hemos identificado con las aspiraciones de libertad y progreso de esta tierra. No se puede entender la enorme trasformación social y cultural experimentada por Andalucía en los últimos treinta años sin admitir el protagonismo político del PSOE, de ahí que algunos nieguen los avances, no los perdonen ni los acepten y hayan enquistado su discurso político en el resentimiento. La derecha no ha sabido nunca traducir fielmente los sentimientos del pueblo andaluz, y aun se sorprenden de no recibir su respaldo en las urnas. 
Andalucía estaba obligada a avanzar con pasos más largos que el resto de las Comunidades porque debía superar un atraso mayor que el de cualquiera de ellas, y así lo ha hecho. Modernidad e innovación son dos de las señas de identidad de la Andalucía de hoy, y al mismo tiempo hemos abierto el camino a muchas políticas sociales que luego se han extendido a buena parte del territorio nacional. Detrás de todo ello ha estado y seguirá estando el PSOE-A.  Ahora llega el momento de la renovación, una renovación generacional que lo es también de nuestras ilusiones, y que se produce en una coyuntura económica que, por su gravedad y por la naturaleza de su origen, precisa de una mirada progresista, atenta a quienes más al descubierto se quedan en tiempos de crisis. 

José Antonio Griñán alcanza la Secretaría General del PSOE-A con el apoyo de las ocho Ejecutivas provinciales y de la Ejecutiva federal; también de quienes le han precedido en la Presidencia de la Junta de Andalucía. Es un hombre de sólida cultura, caracterizado por la moderación y la cercanía, que representa la esperanza frente al catastrofismo y la resignación, las ideas frente a la descalificación. En el horizonte, las elecciones municipales del 2011 y las generales y autonómicas del 2012, donde los socialistas intentaremos que los andaluces vuelvan una vez más a otorgarnos su confianza. 

Somos plenamente conscientes de que la apreciación que los ciudadanos tienen de la actividad política y de quienes la llevamos a cabo no pasa por sus mejores momentos, por ello mismo los socialistas redoblaremos nuestro esfuerzo para plantear soluciones a sus problemas, para que nos sientan próximos, tan próximos como siempre hemos querido estar, implicados por completo en sus aspiraciones y necesidades, porque no otra es la razón de ser de nuestro partido.

1 comentario:

Benedicto XVI dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.